Principal / Habitaciones / Tarifas / Como Llegar / Contacto / Que Visitar / Actividades

Los monjes cistercienses encontraron en los entonces frondosos bosques del somontano del Moncayo el silencio y la soledad que su regla monástica exigía, además de otros elementos fundamentales para la vida cisterciense: piedras –las canteras de la zona- y agua –la del río Huecha.Veruela fue abandonada por los cistercienses en 1835, cuando la desamortización, lo cual propició la destrucción y el abandono.A dicha hospedería fueron durante la segunda mitad del siglo XIX la alta sociedad zaragozana e ilustres personajes como los hermanos Bécquer, Gustavo Adolfo y Valeriano –el pintor-; ambos encontraron en Veruela, el lugar romántico por excelencia que les inspiro parte de su obra